11 dic. 2011

we are sixteen


Cuando se iba repentinamente,lo esperaba.Esperaba que cambiase,que algún día me pudiese amar,que algún día me dedicase más que un pensamiento apasionado,que sintiera,que cuando me viera temblara como yo lo hacía cuando me rozaba.Quería que me besase y se aferrase a mi,que se quedara conmigo.
Pero esa no era su suerte,ya no existían excusas para él.Toda clase de mentiras.Ya no sabia cómo decirme que no era la única en su vida,que nunca lo fui...

No hay comentarios:

Publicar un comentario