20 ene. 2011

alfin

Y fué entonces cuando me di cuenta, hay que saber priorizar.. a veces pensamos que algo lo necesitamos hasta morir pero más tarde nos damos cuenta, de que hay cosas que son muchísimo más importantes, cosas que teníamos antes y que ahora  no tenemos por hacer el tonto y pensar solamente en nosotros mismos.
Cuando esas cosas se pierden, es bastante complicado recuperarlas, pero coño si se le ponen ganas, si hay esperanza y si se es un poquito pesada, seguro que se recuperan.
Porque.. hay cosas que no se olvidan, como los dos mejores años de la vida de una persona, con risas hasta llorar y que te duela la barriga, con secretillos, bromas y abrazos y besos en la cabeza, con lloros pero con muchas sonrisas, con muchisimos problemas pero muchisimas soluciones, sí dos años difíciles, pero por los que ha valido la pena luchar, sí ha ido llegando gene nueva y marchandose alguna vieja, pero hay algunas que siempre han estado ahí.
Que me han consolado, ayudado, levantado y abrazado justo cuando lo necesitaba.
¿Mi forma de agradecerselo?
Cometiendo un grave error.

1 comentario:

  1. me encanta esta entrada, es genial, sigo tu blogm te he dado un premio en el mio
    http://twiggy-violence.blogspot.com/
    besos :)

    ResponderEliminar